Un blog de Ministerios Jesús 24x7®

martes, 10 de febrero de 2009

3. Dios justifica al impío | Totalmente por Gracia (All of Grace) - Charles Spurgeon

¿El impío?
Escucha un sermoncito. Encontrarás el texto en la Epístola a los Romanos, capítulo cuatro, versículo cinco: “Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.”

Te llamo la atención a las palabras: “Aquel que justifica al impío.” Estas palabras me parecen muy maravillosas.

¿No te sorprende el que haya en la Sagrada Biblia una expresión así: “Aquel que justifica al impío”? He oído que los que aborrecen las doctrinas de la cruz, acusan de injusto a Dios por salvar a los malos y recibir al más vil de los pecadores. ¡Fíjate, cómo este versículo acepta la acusación y lo afirma claramente! Por boca del apóstol Pablo, por la inspiración del Espíritu Santo, se da a sí mismo el título: “Aquél que justifica al impío.” Él justifica a los injustos, perdona a los que merecen castigo y favorece a los que no merecen favor alguno. ¿No es cierto que has pensado siempre que la salvación era para los buenos, y que la gracia de Dios era para los justos y santos que están libres del pecado? Se te ha ocurrido, sin duda, que si fueras bueno, Dios te recompensaría, y has pensado que porque no eres digno, nunca podrás disfrutar de sus favores. Por lo tanto te debe sorprender un poco leer un texto como éste: “Aquel que justifica al impío.”

No me extraño de que te sorprendas, pues aun con toda mi familiaridad con la gracia divina no ceso de maravillarme de este texto. ¿Es muy sorprendente, no es cierto, que sea posible que un Dios santo justifique a una persona impía? Nosotros, según la natural legalidad de nuestro corazón, estamos siempre hablando de nuestra propia bondad y nuestros propios méritos, y nos aferramos tenazmente a la idea de que tiene que haber algo en nosotros para que Dios se ocupe de nuestras personas. Pero Dios que conoce bien todos nuestros engaños, sabe que no hay ninguna bondad en nosotros y declara que no hay justo, ni aún uno. Él sabe que “todas nuestras justicias son como trapos de inmundicia” y, por ello, el Señor Jesús no vino al mundo para buscar bondad y justicia entre los hombres, sino para traer bondad y justicia a fin de dotar de ellas a las personas que no las tienen. No vino porque somos justos, sino para hacernos justos: él justifica al impío.

Cuando un abogado se presenta ante el tribunal, si es honrado, desea defender al inocente, justificándolo de todo lo que falsamente se le imputa. El objeto del defensor debe ser justificar al inocente y no debe tratar de encubrir al culpable. Tal milagro está reservado sólo para el Señor. Dios, el Soberano infinitamente justo, sabe que en toda la tierra no hay un justo que haga bien y no peque. Y, por lo mismo, en la soberanía infinita de su naturaleza divina y en el esplendor de su amor inefable, él se aboca, no a justificar al justo sino a justificar al impío. Dios ha ideado maneras y medios para que el impío pueda presentarse y ser aceptado con justicia delante de él. Ha constituido un plan por el cual puede, con justicia perfecta, tratar al culpable como si siempre hubiera vivido libre de pecados, sí, tratarle como si fuera totalmente libre de pecado. Él justifica al impío.

Salvar a los pecadores
Jesucristo vino al mundo para salvar a los pecadores. Esto es algo muy sorprendente, algo maravilloso especialmente para los que disfrutan de esa salvación. Sé que para mí, hasta el día de hoy, ésta es la maravilla más grande que me ha sucedido, a saber, que me justificó a mí. Separado de su amor inmenso, me siento indigno, corrupto, miserable y pecador. Sé con absoluta seguridad que por fe he sido justificado por medio de los méritos de Cristo, y he sido tratado como si fuera perfectamente justo, hecho heredero de Dios y coheredero de Cristo, todo a pesar de corresponderme, por naturaleza, el lugar del primero de los pecadores. Yo, completamente indigno, soy tratado como si fuera digno. Me ama con tanto amor como si siempre hubiera sido santo, aunque antes era impío. ¿Quién puede menos que maravillarse de esto? La gratitud por tal favor se reviste de admiración indecible.

Ahora bien, aunque esto es muy sorprendente, deseo que notes cuán accesible hace que sea el evangelio para ti y para mí. Si Dios justifica al impío, entonces, querido amigo, te puede justificar a ti. ¿No es esto precisamente lo que usted es? Si no te has convertido, te cuadra perfectamente la descripción; pues has vivido sin Dios, siendo lo contrario a santo, en una palabra, has sido y eres impío. Probablemente ni has frecuentado los cultos del día domingo, y has vivido sin respetar el día del Señor, su casa, su Palabra, lo que prueba que has sido impío. Peor todavía, quizá has procurado dudar de la existencia de Dios, y esto hasta el extremo de manifestarlo. Habitas esta tierra hermosa, llena de manifestaciones de la presencia de Dios, pero has cerrado los ojos a las pruebas palpables de su poder y divinidad. Ciertamente, has vivido como si Dios no existiera. Y te hubiera gustado poder probar para tu propia satisfacción la idea de que no hay Dios. Tal vez has vivido ya muchos años de este modo, de manera que ya estás bien afirmado en tus caminos, y Dios no está en ninguno de ellos. Si te llamaran

IMPÍO

te cuadraría este nombre tan bien como si al mar se le llamara agua salada, ¿verdad?

Aspectos exteriores de la religión
Quizá eres otro tipo de persona, pues has cumplido con todos los aspectos exteriores de la religión. Sin embargo, nada has hecho de corazón y, por lo tanto, en realidad has sido impío. Te has reunido con el pueblo de Dios, pero nunca lo has encontrado a él mismo. Has cantado en el coro, pero no has alabado al Señor en el alma. Has vivido sin amar a Dios de corazón y sin respetar sus mandamientos. Pues bien, tú eres precisamente la persona a la cual este evangelio es proclamado: esta buena nueva que nos asegura que Dios justifica al impío. Es maravilloso y felizmente está a tu disposición. Te cuadra perfectamente ¿no es cierto? ¡Cuánto deseo que lo aceptes! Si eres una persona sensata, reconocerás lo maravilloso de la gracia divina que brinda justificación a personas como tú, y te dirás a ti mismo: “¡Justifica al impío! Pues entonces, ¿no debo ser justificado, y justificado ahora mismo?”

Toma nota, por otra parte, del hecho de que esto debe ser así: que la salvación de Dios es para los que no la merecen ni están preparados para recibirla. Es natural que la frase esté en la Biblia porque, querido amigo, necesita ser justificado sólo quien carezca de justicia propia. Si alguno de mis lectores es absolutamente justo, no quiere ser justificado. Si éste es tu caso, sientes que cumples bien todo deber y por poco haces al cielo tu deudor por tanta bondad, ¿para qué necesitas tú misericordia, ni Salvador alguno? ¿Para qué necesitas tú justificación? A esta alturas estarás ya cansado de mi libro, pues no contiene nada que te interese.

Si alguno de ustedes esta lleno de un orgullo así, escúchenme un momento. Tan cierto como que viven, van camino a la perdición. Ustedes, justos, saturados de justicia propia, o viven engañados o son engañadores, porque las Sagradas Escrituras que no pueden mentir dicen, y lo dicen claramente: “No hay justo, ni aun uno.” De todos modos no tengo evangelio para predicar a los saturados de su propia justicia –no, ni siquiera una palabra. Jesucristo mismo declaraba que no había venido para llamar a los justos, y no voy a hacer yo lo que él no hacía. Pues si les llamara, no vendrían; y por lo mismo no los llamaré bajo estas condiciones. Al contrario, les suplico que reflexionen sobre su justicia propia hasta descubrir lo falsa que es. Es más insustancial que una telaraña. ¡Deséchenla! ¡Huyan de la misma! Señores, los únicos que necesitan justificación son los que reconocen que no son justos. Sienten la necesidad de que alguien haga algo para que sean justos ante el tribunal de Dios. Podemos estar seguros de que Dios sólo hace lo necesario. La sabiduría infinita nunca hace lo inútil. Jesús nunca emprende lo superfluo. Hacer justo a quien ya es justo no es obra de Dios –en todo caso, sería obra de un idiota. Pero hacer justo al injusto es obra del que tiene amor y misericordia infinitos. Justificar al impío es un milagro digno de Dios. Ciertamente así lo es.

Presta atención ahora. Si en alguna parte del mundo un médico descubre remedios eficaces y valiosos, ¿a quién se enviaría tal médico? ¿A los que gozan de buena salud? Por cierto que no. Si lo ponen en un distrito donde no hay enfermos, se sentirá fuera de lugar. No tiene nada que hacer allí. “Los sanos no necesitan médico sino los enfermos,” dice el Señor. ¿No es igualmente claro que los grandes remedios de gracia y redención son para las almas enfermas? No sirven para las almas sanas, porque les son remedios inútiles. Si tú, querido amigo, te sientes espiritualmente enfermo, para ti ha venido el Gran Médico al mundo. Si te sientes completamente perdido a causa del pecado, eres justamente la persona para quien es el plan de salvación por gracia. Afirmo que el Señor de amor pensó en personas como tú al crear el sistema de la salvación por pura gracia. Supongamos que una persona generosa resolviera perdonar a todos sus deudores, claramente esto se aplicaría sólo a los que realmente le fueran deudores. Uno le debe mil pesos; otro le debe cincuenta pesos, cada uno tendría que simplemente conseguir que se le firmara un recibo para que su cuenta quedara cancelada. Pero la persona más generosa del mundo no podría perdonar las deudas de personas que nada deben a nadie. Está fuera del poder del Omnipotente perdonar a quien no tenga nada para perdonar. El perdón presupone que alguien es culpable. El perdón es para el pecador. Sería absurdo hablar de perdonar al inocente, perdonar al que nunca ha faltado.

¿Condenado por ser pecador?
¿Crees acaso que te condenarás por ser pecador? Ésta es la razón por la cual podrás ser salvo. Por la misma razón de que te reconoces pecador, deseo animarte a creer que la gracia está destinada a personas precisamente como tú. Uno de nuestros poetas se atrevía a decir que:

“El acusado es cosa sagrada; Así lo hizo el Espíritu Santo.”

Es realmente cierto que Jesús busca y salva al perdido. Murió e hizo una verdadera expiación por los verdaderos pecadores. Cuando los hombres no andan jugando con las palabras, o llamándose “pecadores miserables” de palabra solamente, los recibe con gozo. Con gusto conversaría toda la noche con verdaderos pecadores. Las puertas de misericordia no se cierran ni de día ni de noche para los tales y están abiertas todos los días de la semana. Nuestro Señor Jesús no murió por pecados imaginarios, sino que la sangre de su corazón se derramó para limpiar las manchas carmesí que sólo ella puede quitar.

El pecador que está sucio, a ese es que ha venido Jesucristo a blanquear. En cierta ocasión predicó un evangelista sobre el texto: “Ahora, ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles,” y lo hizo de modo que uno de sus oyentes le comentó:

--Nos trató usted como si fuéramos criminales. Ese sermón era para que se lo predicara a los que están en la cárcel, no aquí.
--No, no, --contestó el evangelista-- en la cárcel no hablaría sobre ese texto sino sobre éste: “Palabra fiel y digna de ser recibida de todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores.” ¡Correctamente! La ley es para los farisaicos: a fin de derribar su orgullo. El evangelio es para los perdidos a fin de quitarles su desesperación.
Si no estás perdido ¿para qué quieres al Salvador? ¿Iría el pastor en busca de los que nunca se extraviaron? ¿Por qué barrería la mujer la casa buscando monedas que nunca cayeron de su monedero? No, no, la medicina es para los enfermos, la resurrección para los muertos, el perdón para los culpables, la libertad para los cautivos, la vista para los ciegos y la salvación para los pecadores. ¿Cómo se explica la venida del Salvador, su muerte en la cruz y el evangelio del perdón a menos que el hombre sea un ser culpable y digno de condenación? El pecador es la razón de la existencia del evangelio. Y tú, amigo mío, objeto de estas palabras. Si te sientes merecedor, no de la gracia, sino de la maldición y la condenación, tú eres precisamente el tipo de hombre para quién fue ordenado, cumplido y proclamado el evangelio. Dios justifica al impío.

Quiero hacer que esto sea muy claro. Espero haberlo hecho ya, pero, aún así, únicamente el Señor puede hacer que el hombre lo comprenda. Al principio no puede menos que parecer asombroso al hombre, cuya conciencia ha despertado, que la salvación del perdido y culpable sea por pura gracia. Piensa que recibe salvación por haberse arrepentido, olvidando que su arrepentimiento es parte de su salvación. “Debo ser esto y lo otro,” dice, lo cual es verdad, porque, sí, será esto y lo otro como resultado de la salvación, pero es salvo primero, antes de tener los resultados de la salvación. De hecho, la salvación le llega mientras no merece otra cosa que esta descripción cruda, indigna, fea y abominable de: “impío”. Esto es todo lo que es el hombre cuando llega el evangelio de Dios para justificarlo.

Dios es capaz y está dispuesto
Quiero, por lo tanto, insistir en que todos los que no tienen nada de bueno, que no tienen ni siquiera un buen sentimiento para recomendarse a Dios, crean firmemente que nuestro misericordioso Dios es capaz y está dispuesto a recibirlos para perdonarlos espontáneamente, sin nada que los recomiende, no porque ellos sean buenos, sino porque él es bueno. ¿No hace que el sol brille sobre malos y buenos? ¿No es él que da temporadas fructíferas, y a su tiempo envía lluvias del cielo y hace que salga el sol sobre las naciones más impías? Sí: a la misma Sodoma bañaba el sol, y el rocío caía sobre Gomorra. Oh, amigo, la gracia inmensa de Dios sobrepuja mi entendimiento y tu entendimiento, y anhelo que la aprecies como se lo merece. Tan alto como está el cielo sobre la tierra están los pensamientos de Dios sobre nuestros pensamientos. Perdona abundantemente. Jesucristo vino al mundo para salvar a los pecadores: el perdón corresponde al culpable.

No intentes presentarte diferente a lo que realmente eres; sino que, tal cual eres acude al que justifica al impío. Cierto famoso pintor iba a pintar un cuadro de un sector de su ciudad y quería incluir en el cuadro ciertos personajes conocidos por todos. Entre los que quería incluir se encontraba cierto barrendero rudo, andrajoso y sucio. Venga usted a mi taller y permítame retratarle, pagándole yo la molestia, le dijo un día el pintor al barrendero.

Al día siguiente por la mañana se presentó el hombre en el taller; pero muy pronto fue despachado, porque estaba lavado, peinado y bien vestido. El pintor lo necesitaba como realmente era él, andrajoso, y no le había invitado en otra categoría. De la misma manera, el Señor te recibirá si acudes a él como pecador, pero no de otro modo. No procures reformarte, deja que Jesús te salve inmediatamente. Dios justifica al impío, lo que equivale a decir que te recoge a ti donde estés en este momento, y te recibe aun en el estado más deplorable.

Ven como estés. Quiero decir, ven a tu Padre celestial con todo tu pecado y pecaminosidad. Ven a Jesús tal como eres, espiritualmente leproso, sucio, desnudo, no apto para vivir ni para morir. Ven, tú que eres como los escombros de la creación. Ven, aun cuando no te atreves a esperar más que la muerte. Ven, aun cuando la desesperación te oprime el pecho cual horrible pesadilla. Ven, pidiendo que el Señor justifique a un impío más. ¿Por qué no lo haría? Ven ya, porque esta gran misericordia de Dios es para personas como tú. Lo digo en las palabras del texto por que no se puede expresar en términos más fuertes: El Señor Dios mismo se adjudica este título bendito: “El que justifica al impío.” Él hace justos, y hace que se traten como justos a los que por naturaleza son impíos. ¿No te parece este mensaje maravilloso para ti? Querido lector, no te levantes de tu silla hasta haber reflexionado bien sobre este asunto.

Preguntas de estudio para la Parte 3: Dios justifica al impío

“Mas al que no obra, sino cree en aquel que justifica al impío, su fe le es contada por justicia.” - Romanos 4:5

¿El impío? (primera sección)

1. a. ¿Ha pensado anteriormente que la salvación es únicamente para los que son suficientemente buenos?

b. ¿Por qué tantas personas creen que eso es cierto?
c. ¿Por qué no es cierto según las Escrituras? Por favor escriba la referencia y el punto clave (en sus propias palabras) para cada uno de los siguientes:

- Romanos 3:10
- Isaías 64:6

2. ¿Por qué está fuera del poder del hombre justificar al culpable?

[“Justificar” significa ‘hacer las paces con Dios’, quitar toda culpabilidad.]

Salvar a pecadores

3. a. ¿Que significa ser impío?

b. ¿Cuál de los ejemplos de un impío presentado por el autor lo describe a usted?

Aspectos exteriores de la religión

4. a.¿Cuáles son algunos ejemplos de que uno observa los aspectos exteriores de la religión, y no obstante es realmente impío?

b. ¿De qué modo describen éstos su propia experiencia hasta ahora?

5. En sus propias palabras, ¿por qué es que “esto deber ser así: que la salvación de Dios es para los que no la merecen”?

6. a. ¿Por qué dice Spurgeon que no llamará a los farisaicos a ser salvos?

b. ¿Cómo se aplica esto a usted?

¿Condenado por ser pecador?

7. a. ¿Para quién es la ley, y qué hace por el pecador? ¿Cómo lo hace?

b. ¿Para quién es el evangelio, y que hace por el pecador? ¿Cómo lo hace?

Dios es capaz y está dispuesto

8. ¿De qué es capaz Dios y qué está dispuesto a hacer? ¿Por qué?

9. En sus propias palabras, escriba la referencia y el punto clave para cada uno de estos pasajes bíblicos usados en el capítulo 3:

a. Romanos 4:5
b. Mateo 9:12
c. Lucas 19:10
d. Salmo 103:11

16. Spurgeon concluye el capítulo diciendo: “Querido lector, no te levantes de tu asiento hasta haber reflexionado bien sobre este asunto.” Por favor, vuelva a leer las páginas ¿Condenado por ser pecador? escriba sus propios pensamientos: ¿Es usted ‘impío’, y cómo considera que esto lo califica para obtener la salvación que Dios ofrece?


[Para ver todos los capítulos publicados hasta esta fecha, puedes dar clic aquí.]

Fuente: Gospel Translations
.

No hay comentarios: